Nuevas perspectivas del “turismo sénior” en España

Una visión sociológica

Olga Martínez Moure y Raquel García Revilla
Profesoras de la Universidad a Distancia de Madrid

Nuevas perspectivas del “turismo sénior” en España
Observatoriodel termalismo.org

Introducción

De todos es conocida la importancia que tiene la vida activa en la tercera edad para incrementar la calidad de vida durante “los años tardíos”, utilizando la expresión de algunos autores. Dentro de la vida activa juega un papel muy importante el turismo destinado a este grupo poblacional y que se denomina habitualmente como “turismo sénior”. Por ello, la ecuación turismo - salud está ahora en una buena parte de las publicaciones sobre vida saludable en la población mayor.

Vamos a analizar dos tipologías de turismo que tienen una gran importancia en España y que gozan ya de una gran tradición: el turismo de salud o reposo (asociado en muchos casos a los balnearios) y el turismo rural. Estas dos modalidades están destinadas a la población en general, pero tienen un segmento de mercado en auge, formado por los adultos mayores, puesto que estas personas tienen una realidad sociodemográfica muy particular.

Análisis sociológico de la tercera edad en España: una visión de futuro

Los países del primer mundo se caracterizan por llevar varias décadas mostrando una clara tendencia hacia el envejecimiento de la población -de hecho, puede citarse como dato estadístico el hecho de que los países europeos arrojan una de las cifras más altas de envejecimiento de la población a nivel del mundo-. En el artículo que ahora presentamos se muestran cuáles son las tendencias novedosas del turismo en la tercera edad y su importante repercusión en la calidad de vida. Dado que cada vez existe más población mayor, es preciso que la sociedad se preocupe por la gestión del tiempo libre de este colectivo. Esto es, básicamente, porque los “años tardíos”, generalmente están asociados con la ausencia de un empleo y además los ingresos se ven mermados, en cierta manera. Por todos los motivos aducidos el binomio “turismo y salud” o “calidad de vida y tiempo libre” resulta de gran importancia.

Además, según las proyecciones demográficas que publican sistemáticamente Eurostat y las Naciones Unidas este proceso de envejecimiento constante de la población no ha hecho más que empezar y se hará cada vez más intenso en los años venideros.

Puede citarse como año importante en lo que al fenómeno del envejecimiento se refiere, el año 2007, fecha en la que en los países de la Unión Europea -que, como ya se ha dicho, arrojan una de las cifras de envejecimiento poblacional más importantes del mundo- casi un 17% de la población, tenía 65 años o más. Esto se debe a varios factores sociológicos bien diferenciados, entre los que cabría citar el acceso directo a una cultura de la salud y de la medicina preventiva y a los avances en medicina en general. Todo ello ha llevado a que los sistemas de protección social en los últimos años se hagan más sólidos, como consecuencia del incremento de la población mayor. Pero, al mismo tiempo, es necesario dotar de ocio activo a estas personas, puesto que todas las disciplinas están de acuerdo en que el ocio activo en la tercera edad fomenta la calidad de vida y la esperanza de vida.

Si traemos a colación la Teoría del Ciclo de Vida Familiar, sociológicamente hablando, la etapa de inactividad o retiro del individuo coincide en ocasiones con la denominada “etapa del nido vacío”. Los mayores han abandonado el mercado de trabajo y además ya no soportan cargas familiares importantes. En este sentido -y comparativamente con otros grupos de edad- la población mayor será el colectivo que tendrá una mayor disponibilidad de tiempo (y bajo ciertas  perspectivas, también de renta) para realizar viajes turísticos. Este es el motivo por el que el turismo sénior goza ahora de una gran impronta. Sin embargo, a este respecto, es preciso realizar una matización: es verdad que el adulto mayor dispone de un tiempo libre más elevado, pero ello no significa que la totalidad del tiempo de las personas de la tercera edad sea tiempo libre. Existen muchos estudios que arrojan datos significativos sobre la distribución del tiempo en esta etapa de la vida: trabajo voluntario, ayuda informal, etc. En cualquier caso, lo que sí está constatado es que el sector poblacional de la tercera edad tiene una porción temporal muy importante para dedicar a viajes turísticos.

Respecto a los datos aportados anteriormente, remitimos al lector a las diferentes estadísticas que realiza Eurostat sobre la utilización del tiempo en las personas mayores.

Han sido muchos los destinos turísticos españoles que han vivido una nueva edad de oro como consecuencia de la potenciación del fenómeno turístico. Es el caso de los destinos turísticos tradicionalmente consolidados, como el turismo sol y playa de la costa mediterránea española. Prueba de ello está en el crecimiento infraestructural y urbanístico tan importante que han sufrido. Sin embargo, en este artículo nos centraremos en dos tipologías turísticas no tan masivas: el turismo termal y el turismo rural. Ambas tipologías turísticas en muchas ocasiones vienen asociadas (recordemos que los balnearios se encuentran tradicionalmente en lugares verdes), pero nosotros en esta investigación las vamos a analizar de manera separada.

A la hora de estudiar el fenómeno turístico en la tercera edad se hace necesario el análisis de diferentes variables, muy peculiares en la tercera edad. En primer lugar, tendríamos las variables demográficas y socioeconómicas. En este caso, estaríamos hablando de la edad y del estado civil y renta presupuestaria, respectivamente. La variable nivel de salud también es importante, como han puesto de relieve muchos autores. Hasta aquí, estaríamos hablando de las variables objetivas. Pero también tenemos las variables subjetivas, de gran importancia para nuestro análisis, como serían el estado de salud percibido o los valores y actitudes en general. Todas estas variables impactarán grandemente en la forma que tienen los mayores de vivir la experiencia turística y las motivaciones vacacionales.

El programa de termalismo social del IMSERSO Como tipología estrella del turismo sénior

Una de las tipologías de turismo sénior que tiene una mayor acogida dentro de la población mayor es el turismo termal, donde el Programa de Termalismo Social del IMSERSO tiene un gran protagonismo y un peso específico. Pensemos que la hidroterapia en los distintos ámbitos relacionados con la salud goza de esta popularidad en parte por la gran cantidad de estudios e investigaciones científicas que se han realizado, existiendo consenso entre la clase médica de los efectos positivos  de la hidroterapia para la salud de los colectivos vulnerables. En concreto, la hidroterapia es definida por la RAE como el “método curativo por medio del agua”. En el caso de las personas ancianas (un colectivo tipificado como vulnerable) puede afirmarse que los programas de hidroterapia afectan positivamente a la calidad de vida, incluso provocando un incremento de su capacidad funcional y de sus niveles de autoestima. La hidroterapia ha sido y sigue siendo un tema de gran interés, tanto para la clase médica como para las sociedades científicas, que realizan en muchos casos recomendaciones acerca de cómo se puede utilizar el agua para la curación o para la recuperación de la salud. 

En resumen, existe una gran cantidad de estudios científicos que evalúan y constatan los importantes efectos positivos de las curas hidroterápicas, en los que se ha generado la evidencia científica de que tienen un efecto curativo en determinadas poblaciones balnearias. Todas estas conclusiones ponen de manifiesto la relevancia científica e institucional de las curas hidroterápicas para las poblaciones. (Ver anexo).

Tras el análisis de los datos se deduce que todos los artículos estudiados abogan por los tratamientos hidroterápicos y no farmacológicos, estableciendo que las estancias balnearias tienen un efecto muy positivo en el agüista mayor, puesto que no solamente goza de la cura termal (factor salud), sino también del aspecto lúdico (factor ocio y esparcimiento), lo que redunda en una experiencia saludable y que contribuye al incremento de la calidad de vida. De hecho, muchas de las publicaciones revisadas arrojan resultados positivos de los programas de intervención integral de las curas con agua caliente, alimentación sana y ejercicio. Se constata tras el análisis que los resultados de los programas de intervención integral de dieta sana, ejercicio físico y curas de agua caliente relacionadas con el turismo sénior vinculado a balnearios suponen siempre una mejoría sustancial de la calidad de vida en los adultos mayores.

En concreto, los análisis realizados en los últimos años señalan que se obtienen resultados verdaderamente positivos cuando se realiza un programa de intervención de carácter holístico o integral conformado por la realización de ejercicio físico, dieta correcta, utilización de agua caliente, ocio, esparcimiento y turismo. Todo ello trae consigo un incremente sustantivo de la calidad de vida de adultos mayores sanos.

Nuevas tendencias del turismo rural

El turismo rural en cifras

Vamos a realizar un análisis del turismo rural en cuanto a los alojamientos, número de plazas, viajeros y pernoctaciones realizadas durante la serie 2001-2014 e intentar establecer la tendencia para los próximos años, y poder vislumbrar así cuál será la tendencia futurible del turismo rural. Para realizar este análisis se han utilizado los datos del Instituto Nacional de Estadística.

La primera de las tablas contempla cuatro variables. Como en este caso, estas cuatro variables están relacionadas, vamos a utilizar para todas ellas el mismo tipo de regresión, pues parece lo más correcto para su interpretación.

Tabla nº.1

Indicadores ambientales. Turismo rural. Análisis de la evolución de alojamientos, plazas, turistas y pernoctaciones, 2001-2014

Nuevas perspectivas del “turismo sénior” en España

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al representar los valores de la tabla anterior en forma de gráfico, observamos como la tendencia a lo largo de esta serie de años es a un crecimiento parabólico, por ello, utilizaremos como polinomio de ajuste uno de orden 2.

 

Gráfico 1

Regresión de orden 2 para la serie histórica de alojamientos

Nuevas perspectivas del “turismo sénior” en España

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por lo tanto, el crecimiento previsto para los próximos años sería el siguiente:

 

Tabla nº. 2

Crecimiento previsto hasta el 2018. Indicadores ambientales. Turismo. Análisis de alojamiento

Nuevas perspectivas del “turismo sénior” en España

 

 

 

 

 

Repitiendo el mismo análisis anterior para el número de plazas, viajeros y pernoctaciones nos quedaría:

 

 

Gráfico nº. 2

Regresión de orden 2 para la serie histórica de plazas

Nuevas perspectivas del “turismo sénior” en España

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por lo tanto, el crecimiento previsto para los próximos años sería el siguiente:´

 

 

Tabla nº 3.

Crecimiento previsto hasta el 2018. Indicadores ambientales. Turismo. Análisis de plazas

Nuevas perspectivas del “turismo sénior” en España

 

 

 

 

 

Gráfico nº. 3

Regresión de orden 2 para la serie histórica de viajeros

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por lo tanto, el crecimiento previsto para los próximos años sería el siguiente:

 

Tabla nº. 4

Crecimiento previsto hasta el 2018. Indicadores ambientales. Turismo. Análisis de viajeros

Nuevas perspectivas del “turismo sénior” en España

 

 

 

 

 

Gráfico nº. 4

Regresión de orden 2 para la serie histórica de pernoctaciones

Nuevas perspectivas del “turismo sénior” en España

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por lo tanto, el crecimiento previsto para los próximos años sería el siguiente:

Tabla nº. 5

Crecimiento previsto hasta el 2018. Indicadores ambientales. Turismo. Análisis de pernoctaciones

Nuevas perspectivas del “turismo sénior” en España

 

 

 

 

Perspectivas del turismo rural

En nuestro país las iniciativas iniciales del turismo rural como actividad específicamente turística, es decir, complementaria de las rentas agrarias, fueron los programas de vacaciones en casas de labranza, que se iniciaron en la década de los sesenta auspiciados por la Agencia de Extensión Agraria y el entonces denominado Ministerio de Información y Turismo. Más tarde, la iniciativa comunitaria LEADER -que recordemos que en nuestro país fue complementada con el programa PRODER- ha conformado un importante acicate al turismo rural.

Puede citarse como iniciativas destinadas a incrementar la competitividad en el sector del turismo rural en la actualidad en nuestro país la Ley para el Desarrollo Sostenible del Medio Rural (Ley 45/2007) -que engloba el fomento del Turismo Rural para lograr la sostenibilidad en el turismo- y el Plan Renove Turismo.

El turismo rural se configura como una actividad económica que goza de un  gran potencial para la economía de un país o de una Comunidad Autónoma, puesto que genera muchos puestos de trabajo, capta subvenciones y es además la alternativa más eficiente para el turismo masificado. Además, a día de hoy se configura como una de las tipologías turísticas más buscadas por el segmento poblacional de la tercera edad. Gracias a las diferentes iniciativas de turismo rural muchos bienes han sido declarados Bien de Interés Cultural y se han puesto en valor rutas y caminos que estaban olvidados.

Las vacaciones sociales y el turismo sénior tienen también su correlato en el turismo rural en toda España y también por Comunidades Autónomas. En el caso de Galicia, por ejemplo, la Consejería de Turismo, a través de Turgalicia lleva a cabo los denominados “Días verdes de Oro”, que se configura como una promoción de carácter especial englobada bajo la perspectiva del turismo rural que se destina a la población adulta mayor. A su vez, esta promoción se completa con los denominados “Días Verdes”. Es solamente uno de los múltiples ejemplos de modalidades de turismo rural. Hemos citado aquí el caso de Galicia, pero existen múltiples ejemplos en todas las Comunidades Autónomas españolas.

Conclusiones

En este artículo se ha analizado el binomio “salud y turismo”, explicado a través de dos tipologías turísticas que gozan actualmente de un gran auge: el turismo de salud y reposo, protagonizado en buena medida por los balnearios y el turismo rural.

De todos es conocida la importancia que tiene la vida activa, la vida sana en todas las etapas de la vida. Pero, en la tercera edad, esto adquiere un protagonismo y un peso quizás más específico, puesto que es una fase de la vida que viene acompañada en muchos casos por pérdidas funcionales. Es por eso por lo que las tipologías turísticas como las explicadas a través de estas páginas son una buena opción para el logro de un envejecimiento activo, factor realmente importante en los años tardíos, puesto que son tipos de turismo que proporcionan vida sana combinada con el acercamiento a redes de sociabilidad, algo de gran importancia en la tercera edad.

AdjuntoTamaño
PDF icon Metodología y bibliografía.pdf281.8 KB
Si te ha gustado esta publicación, por favor compártelo con tus amigos y seguidores. Gracias!