Visita guiada | Arte y transformaciones sociales en España (1885 - 1910)

Lugar: 
Museo Nacional del Prado. Paseo del Prado S/N. Entrada por la puerta de los Jerónimos.
Precio: 
25 euros por persona, puedes llevar un acompañante.

Guía

Helena Bernardo. Técnico de gestión del MNP y coordinadora de la exposición.

Descripción

Durante los últimos años del siglo XIX tuvieron lugar en España importantes transformaciones sociales, en un periodo convulso que ve las primeras reivindicaciones obreras de gran calado y supone la pérdida definitiva de las colonias de Ultramar. En sus diversas manifestaciones, la evolución del arte permite advertir la incorporación de nuevos asuntos y de un tratamiento estilístico diferente. La pintura proporcionó un contenido sistemático a temas que, por vez primera, afectaban a la realidad de todas las clases sociales. El triunfo del estilo naturalista, en relación y competencia con el de la fotografía, dio sentido a la plasmación de asuntos cotidianos tratados con veracidad objetiva, de modo paralelo a la novela naturalista.

A partir de la Medalla de Honor recibida en la Exposición Universal de París por la obra de Luis Jiménez Aranda “Una sala del hospital durante la visita del médico en jefe”, los artistas españoles abordaron estos asuntos, en los que destacó Joaquín Sorolla. Junto a ello, se produjo una reacción de orientación más expresiva, en la que se cuentan artistas como Darío de Regoyos, Isidro Nonell y Pablo Picasso, que no triunfó en los cauces oficiales pero que enlazó con la renovación más moderna vigente en esos años en París y otras capitales europeas. En otras artes como la escultura y la obra gráfica se advierte también este doble planteamiento a lo largo del periodo considerado.

En España, a diferencia de otros países europeos, esta orientación artística que parte del naturalismo no ha sido objeto de exposiciones específicas pese al desarrollo que tuvo, de manera que esta muestra ofrecerá por vez primera un planteamiento de la cuestión, a través de obras relevantes, pero poco conocidas, que incluirán también la obra sobre papel, la fotografía y cinematografía.

Las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes fueron el marco para el que los pintores realizaron sus grandes lienzos de pintura social. El Estado adquirió buena parte de las obras premiadas en ellas con destino al Museo del Prado hasta 1894 y al Museo de Arte Moderno (extinto y fundido con el Prado en 1971) a partir de entonces. Por ello, es la institución que reúne en sus colecciones el mayor número de obras en esta temática y también las más destacadas, así como algunas de sus esculturas.

Dada la estrecha interrelación en esta época de la pintura con otras artes, como la escultura, la fotografía, la ilustración y la litografía, se propone un enfoque amplio que permita advertir las aportaciones específicas de cada una de ellas, el modo diverso en que se relacionan con las propuestas del naturalismo y las interrelaciones y contaminaciones entre ellas.

Los objetivos de la exposición son analizar, explicar y difundir la importancia de las transformaciones del arte español, que son consecuencia de las modificaciones de la sociedad española en un periodo clave de su historia. La exposición permitirá al público conocer, por vez primera, la implicación del arte en los procesos de transformación de la sociedad española de aquel periodo. A través de nuevos temas, el arte elabora la realidad social de su momento, elige y presenta aspectos significativos muchos de los cuales no había sido abordados hasta el momento.

Reserva de entradas