New York con el CEF.-

Sección Revista:

VIAJES

Lorena Garrido Martínez
Alumna del Máster de Práctica de la Abogacía

New York con el CEF.-
Carloszk. Rgbstock

Miércoles, 26 de octubre, son aproximadamente las nueve de la mañana, y poco a poco, todos vamos llegando a la puerta de embarque número 139 de la Terminal 1 del aeropuerto de Barajas. Los más madrugadores, cómo no, los profesores que nos acompañan al viaje.

Allí estábamos, un pequeño grupo de futuros abogados, que apenas un año antes empezaban a conocerse en alguna de las aula del CEF.- del Paseo General Martínez Campos 5, en Madrid.

Una vez “finiquitados” todos los trámites oportunos nos dirigimos hacia al avión. En él, teníamos pantallas individuales con juegos, películas, música e información a tiempo real del vuelo. Además, nos sirvieron almuerzo y merienda. Después de unas largas siete horas de viaje, las cuales el más afortunado paso durmiendo entre comida y comida, ¡¡por fin!!  aterrizamos en Newark Liberty International (New Jersey).

Uno a uno fuimos pasando el control de aduanas, aunque alguno con más dificultad que otros…. ¡Ya teníamos la primera anécdota!, estaba tardando en llegar… Y es que, casi no nos devuelven a nuestro patrón de viaje, debe ser que el llamarse “José” era invitación directa a una charla con un fornido policía 2x2 tipical EEUU. No les debió parecer sospechoso porque nos lo devolvieron sano y salvo.

En el aeropuerto nos esperaba el conductor del minibús que nos llevaría a nuestro hotel. Un señor majísimo que nos amenizó el viaje contándonos los mejores sitios que cualquier turista tiene que visitar si  va a New York.

Tras una hora (debido al tráfico), llegamos a nuestro hotel, el Manhattan at Times Square, en plena Séptima Avenida y a escasos pasos de Times Square. Era aproximadamente a las 19:00 hora local, ya había anochecido, dejamos nuestro equipajes y empezamos a disfrutar de la ciudad.

En New York hay mil cosas que puedes hacer y que debes ver, a modo resumen y para no aburrir a los lectores de esta pequeña crónica de nuestro viaje, os doy unas pequeñas reseñas de lo que no te puedes perder, cosa que nosotros no hicimos.

Debes visitar Times Square, uno de los puntos comerciales neurálgicos de New York, tanto de día como de noche, aunque con esas pantallas podrías decir que siempre es de día. Es impresionante la zona financiera, Wall Street, desde donde podrás coger el ferry gratuito (con el billete de metro) a Staten Island y así poder ver la Estatua de la Libertad de cerca desde el mismo ferry, aunque se puede contratar un ferry turístico a la estatua y una visita por la misma, así como por la isla de Ellis.

Una pequeña visita de apenas cinco días a la Gran Manzana da para mucho

Para ver la ciudad desde arriba, visita obligada es también el Empire State, y el Top of the Rock, en el Rockefeller Center, desde donde podrás disfrutar de unas increíbles vistas, con sus bonitas luces y su pista de hielo, el One World Trade Center (heredero de las Torres Gemelas), y el Flat-iron, primer rascacielos de New York. Icónico es el Madison Square Garden, y sugerente recorrer andando Chinatown y Little Italy, con sus típicos locales; podemos cruzar paseando el puente de Brooklyn al atardecer, dar una vuelta por Central Park, tanto a pie como en bicicleta, al puro estilo “Verano Azul”; inspeccionar el Soho … y, por supuesto, “quemar la Visa” por la Quinta Avenida, donde se puede pasar delante de la Trump Tower, en estos días más protegida que la Casa Blanca, y finalizar en Broadway, donde si uno tiene tiempo y le quedan reservas, tiene la ocasión de disfrutar de uno de sus musicales.

New York con el CEF.-
Ericortner. Rgbstock

Además de estas visitas ineludibles, dedicamos un tiempo valioso a aspectos académicos y culturales relacionados con nuestro máster y nuestra futura profesión. Pudimos visitar la ONU, en visita guiada en español, y asombrados accedimos a la sala del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, al edificio de la Secretaría General y la sala de la propia Asamblea General de Naciones Unidas. Estas visitas están abiertas a cualquier turista, hecho que muchos desconocen.

Completamos esta jornada con una cita en la sede de la Misión Permanente de España ante Naciones Unidas (es decir, la embajada de España ante la ONU), donde asistimos a una conferencia sobre mediación internacional.

Como no podía ser de otra forma, visitamos el colegio de abogados, (The Association of the BAR of the city of New York). Allí pudimos concienciarnos del movimiento Pro Bono, de justicia internacional para todos, aspecto este para muchos desconocido, y que nos dejó un muy buen sabor de boca y muchas ganas de poder aportar al mismo nuestro granito de arena, para que esta figura se asiente definitivamente en nuestro país.

Por último, como curiosidad, en cuanto al tiempo meteorológico, en estas fechas estuvo más loco que una madre cuando le pisas lo fregao; frío mucho frío, diluvio universal, una tímida nieve y calor primaveral, todo esto en cinco días y sin exagerar.

Como habéis visto, una pequeña visita de apenas cinco días a la Gran Manzana da para mucho y sobre todo y lo más importante, lo disfrutamos y lo pasamos genial, y fue una oportunidad más y digamos un excelente broche a nuestra última etapa en nuestra formación como futuros profesionales de la abogacía.

Si te ha gustado esta publicación, por favor compártelo con tus amigos y seguidores. Gracias!