Economía

Pandemia, crisis económica

Crisis económica

Álvaro Martínez. Teóricamente, es lo mismo acercarse a la determinación del valor de una empresa, estimando el valor a mercado de todos los activos fijos y operativos necesarios para el desarrollo de su actividad, que valorando también a mercado sus fondos propios y su deuda financiera neta. Al fin y al cabo, la estructura económica y la estructura financiera del balance de una empresa, representan dos caras de una misma moneda.

Por tanto, podríamos afirmar que el Valor de una Empresa («VE» o «Enterprise Value») es igual a la suma del Valor de Mercado de los Fondos Propios («VMFP» o «Equity Value»), más su Deuda Financiera Neta (DFN). Es decir, VE = VMFP + DFN.

Algunas consideraciones acerca de los tipos de interés negativos

Préstamo hipotecario

Ángel Díaz Redondo. Desde el año 2008 los tipos de interés oficiales han venido descendiendo continuadamente. Esta política implementada por el Banco Central Europeo (BCE) vino apoyada en dos pilares diferentes: en un primer momento reducir los efectos perversos de la crisis financiera internacional, que en nuestro país se agravó por la vinculación excesiva del sector financiero al sector inmobiliario y por lo tanto contribuir a un menor endeudamiento y morosidad global. En una segunda fase, la política de reducción de tipos continuó hasta situarse en el 0 % en 2016, valor que actualmente mantienen, viniendo en este caso justificada por el intento de apoyar a la demanda interna para estimular la economía y evitar así una fase de desaceleración (el euríbor 12 meses, indicador comúnmente utilizado en la referencia de préstamos hipotecarios, cotiza en negativo desde febrero de 2016).

Financiación alternativa a los mercados tradicionales

Mostrando en tablet datos financieros

Javier Manso. Las crisis económicas traen muchos males endémicos que suelen arrastrarse del pasado y que afloran en los peores momentos. Durante décadas, las economías se han favorecido del empuje del sector bancario para poder hacer frente a los requisitos de liquidez propios del desarrollo del mercado, con un acceso al crédito que parecía ilimitado. Pero la llegada de la recesión y el freno del crecimiento económico trajo consigo una desaceleración, también en el mercado financiero, acotando de manera drástica el acceso al crédito.

La importancia que tiene la llegada de financiación ha impulsado la búsqueda de alternativas viables a los canales tradicionales en nuestra economía. La novedad actual que estamos viviendo no es más que una réplica de lo que, desde hace bastantes años, otras economías adyacentes impulsan en el ciclo de vida empresarial. Así, según un informe de Cambridge Centre of Alternative Finance and the University of Agder's School of Business, “The 4th European Alternative Finance Benchmarking Report”, nuestro país alcanza la novena posición en el total de transacciones en el año 2017 en la Unión Europea en términos absolutos, donde el 80 % de la financiación de pymes en España proviene de préstamos bancarios.

La necesidad de la planificación financiera

Analizando datos financieros

Félix López Esteban. Últimamente está de moda hablar de planificación financiera, algo que en España no ha sido muy popular en el pasado pese a que entidades como la nuestra llevan años insistiendo en su importancia. En otros países es el pan de cada día porque es impensable no planificar a futuro el impacto que puede tener en nuestras finanzas la toma de cualquier decisión personal vital.

¿Por qué en España es así? Sin duda, y principalmente, porque creemos en el papel paternalista del Estado y asumimos que con nuestros impuestos tenemos el DERECHO a educación pública, sanidad pública, prestaciones y subsidios por desempleo, pensiones públicas y otros beneficios sociales.

La revolución de las empresas de FinTech

FinTech

Pedro-Bautista Martín Molina. El término FinTech procede de las palabras “finance” y “technology”, y se conoce en el sector financiero como “Financial Technology” (cuya traducción al español es “Tecnología Financiera”). Han aparecido en el mercado como un conjunto de nuevas aplicaciones tecnológicas de la información, procesos, productos o modelos de negocios que cambian y, a la vez, mejoran las actividades financieras y crean productos financieros innovadores.

Páginas